jueves, 25 de julio de 2013

Top-5 bien "Perucho"


Por: Gianfranco Hereña

Rompamos el cliché de una vez por todas. El cine peruano no es solo lisuras, sexo y vedettes. Que quede bien claro que ese estereotipo es uno de los responsables de que cientos o acaso miles de espectadores tengan resistencia hacia nuestra industria. Sin embargo, y pese a las críticas que siempre le llovieron, aprendí a ser un espectador de butaca cómoda. He degustado el cine peruano y me he relamido hasta el hartazgo con películas que marcaron mi niñez y adolescencia. Algunas de ellas me dejaron frases de antología y otras, escenas que quedarán tatuadas en mi mente como retratos de épocas que ya no volverán.

Por ello y a pedido de mi gran amiga Alexiel Vidam, me he dado el artificio de seleccionar 5 películas peruanas que considero todo bien nacido en esta hermosa tierra del sol debe ver alguna vez. Insisto en que la selección es personal. Cualquier duda, sugerencia o reclamo será bienvenido. Gracias.


Puesto 5: Juliana (1988)


Junto a Gregorio, una de las obras cumbre del Grupo Chaski. Una niña escapada de su casa y se disfraza de hombre para poder trabajar en los microbuses. Junto a ella, una pandilla de chicos viven en carne propia la crisis del gobierno aprista. "Así es la inflación señora, los precios se inflan y los platos se desinflan", dice uno de los niños. Nunca una frase caló tan hondo en mi imaginación y es que en ella puede reflejarse la angustia de esos días. Un verdadero retrato de la época . 


Puesto 4: Mariposa negra (2006)


El Fujimontesinismo en su máximo auge. Una torre de corrupción y envilecimiento se yergue en torno al aparato estatal. En ese contexto, Gabriela (Melania Urbina) está prometida con un juez. Éste, tiene la difícil misión de deliberar sobre un asunto que atañe directamente al Gobierno. Su veredicto los perjudica y es asesinado. Gabriela queda tatuada con la muerte de su prometido y es entonces que se le desata una particular obsesión por Montesinos. No descansará hasta llegar a su círculo más cercano, y esto involucra volverse prostituta o acostarse con una mujer si la situación lo amerita. Una historia que bien podría ser real.


Puesto 3: La boca del lobo (1988)


Mucho se ha escrito y filmado en torno a la sangrienta guerra interna que vivió el Perú en los años 80. Sin embargo, La boca del lobo deja una lección importante más allá del guión y la pantalla. En Chuspi, un pueblo cusqueño, Sendero Luminoso se ha hecho con el control casi absoluto. El Ejército logra recuperar el orden, pero en su intento, ven cómo fracasan ante un ejército. El ejército logra recuperar parte del manejo, pero verá mermada su tarea gracias a sofisticadas estrategias subversivas que hacen "desaparecer" a los pobladores. En medio del caos, llega Iván Roca, un capitán que viene desde Lima y hace que las estrategias empiecen a funcionar. Esta efectividad es admirada por Vitín Luna, un joven e idealista soldado. Sin embargo, cuando se percata de las atrocidades de Roca, cae en cuenta de que está cometiendo igual o más violaciones a los derechos humanos que los mismos terroristas.Una trama que da para pensar y que solo el tiempo absolvería bajo investigaciones. Polémica de principio a fin.


Puesto 2: Muralla Verde (1970)


Historia arriesgada. Plasmó con brillantez el viaje de una familia de clase media limeña que se establece en la selva. En plena dictadura militar de Velasco Alvarado, Armando Robles Godoy (el director) logra plasmar una historia arriesgada. Narran acerca de una familia de clase media limeña que se establece en la selva, cerca de la ciudad de Tingo María. Mario y Delba, padres del pequeño Rómulo, empiezan así su labor de "colonizadores" en un terreno agreste, difícil. El presidente llega al lugar y Mario, casi obligado, debe de ir a recibirlo por órdenes militares. En esa ausencia, al niño le pica una serpiente y muere. Esta confrontación directa entre el poder militar y la pequeña burocracia generó más de un comentario en la época, por no decir malestar. Esta propuesta de Robles Godoy es un clásico del cine peruano y evidenció la propuesta alternativa de su cine a comparación del que ofrecía la época.


Puesto 1: No se lo digas a Nadie (1998)


"Un hijo maricón, putamadre hubiese preferido un mongolito" dijo el padre de Joaquín al enterarse de las preferencias sexuales de su hijo. Con esta frase se engloba la personalidad de un hombre en cuyo imaginario la homosexualidad es algo peor a una enfermedad mental (referida además con desprecio). Joaquín Camino vive encarcelado en la alta sociedad limeña, aquella que no permite escándalos ni rupturas a la norma. Francisco Lombardi logró una película que supera largamente al libro. Aunque el éxito se debió principalmente al escándalo que generó entre la cucufata sociedad limeña, recrea a plenitud a una sociedad que no logra dar un paso adelante en cuestiones de género (homosexualidad). La historia de Joaquín Camino es una narración del desarraigo. Una epopeya que transcurre entre el Perú y Miami, destino ineludible por finales de los años noventa en el itinerario de muchos que buscaban huir del caos. Todo esto fluye con brillantez gracias al guión.

4 comentarios:

  1. Se respeta criterio, pero discrepo. Es una selección muy sociológica y un poco "cliché" cuando se alude a gobiernos.

    Me quedo con Robles Godoy y la "muralla verde", una pelicula imaginativa y alegorica.
    Y "no se lo digas a nadie" es prescindible.Está muy sobrevalorada y no sobrevivirá al tiempo.

    Saludos...Eduardo Bueno

    ResponderEliminar
  2. Solo concuerdo con Mariposa Negra y la Muralla Verde. En mi lista entrarían Bajo La Piel, Sin Compasión y El Bien Esquivo.

    ResponderEliminar
  3. Los rankings suelen estar hechos bajo el criterio del redactor :). No son rankings imparciales, pero sí están justificados (los criterios varían de acuerdo al redactor).

    Yo por ejemplo, hubiese elegido: Las Malas Intenciones, Madeinusa, Caídos del Cielo, No se lo Digas a Nadie, y Días de Santiago.

    ResponderEliminar
  4. Me olvidé completamente de Las Malas Intenciones, a esa la pongo primera.
    Saludos.

    ResponderEliminar