miércoles, 24 de julio de 2013

Una familia muy normal


Por: Alexiel Vidam

La Familia Addams (conocida por estos lares como “Los Locos Addams”) es una de las familias más queridas y recordadas de la ficción. Desde su primera aparición en 1938, en una tira cómica creada por Charles Addams para el diario The New Yorker, ha tenido múltiples encarnaciones en la TV tanto de acción real como animadas. A la pantalla grande llegó hasta en tres ocasiones. Hoy les rendimos homenaje.


Un poco de historia

Érase una vez, una armoniosa y alegre familia americana con rasgos “nada” atípicos. Sus integrantes vivían en una encantadora y tétrica mansión victoriana que contaba con su propio pantano, cementerio familiar, y un hermoso jardín poblado de espinas. El padre, un multimillonario que siempre apuesta a perder, la madre, una suerte de vampiresa, la hija que colecciona muñecas decapitadas, y el nene de la familia, con una bonita afición por las explosiones. No podían faltar, por supuesto, el mayordomo con pinta de muerto, el tío sadomasoquista y la abuela bruja. “Una familia muy normal”, y es que, cuando Charles Addams los concibió, lo hizo pensando la típica familia americana (o una parodia de ella…).
Todos ellos vieron la luz en 1938, en una tira cómica del diario The New Yorker, y aunque su creador nunca les puso nombre, se hicieron tan populares que la historieta se mantuvo en publicación durante medio siglo (hasta el fallecimiento de Charles Addams, en 1988), y fueron adaptados también a la televisión y posteriormente al cine.


Del papel a la tele, de la tele al cine

"They're creepy and they're kooky,
Mysterious and spooky,
They're all together ooky,
The Addams Family."

Así arrancaba el intro de The Addams Family, la serie de TV de los años 60, basada en el ya mencionado comic de The New Yorker. Aquí por primera vez se dio nombre a la familia (el apellido en alusión a su creador) y a cada uno de sus miembros. Charles Addams participó activamente en el “bautizo” de cada uno de ellos. Gomenz Addams –el padre- se llamaría así por sus raíces castellanas (se planteó también el nombre “Repelli”, ya que la otra opción era que fuese italiano), Morticia –la madre-, por su aspecto mortecino, Wednesday –la hija- obtuvo su nombre en alusión a un poema que dice que el hijo del Miércoles es el más triste (quizás luego para suavizar un poco la cosa añadieron el “Friday”), Largo –el mayordomo-, de su estatura, y el tío Fester (“Fétido”), por su desagradable apariencia. La abuela simplemente fue llamada “la abuela” o “mamá”, y se sabe que el nombre que se pensó primero para Pugsley –el hijo- era “Pubert”, pero éste se cambió debido a la estricta censura que existía en aquel entonces. Cosa, la mano con vida propia, apareció por primera vez en esta serie (no existía en el comic original).

Intro de la serie sesentera

La serie de TV, por el contrario de las expectativas, tuvo un corto apogeo. Se hizo rápidamente popular, pero sólo consiguió mantenerse dos años al aire (1964 - 1966). Al parecer el interés de los televidentes hacia este tipo de familias había disminuido, ya que The Munsters, su competencia directa aparecida casi al mismo tiempo, había desaparecido de las pantallas con dos semanas de anterioridad. Hannah Barbera, sin embargo, apostó por adaptar la historia a un público mucho más joven, creando la serie animada de 1973 (que se extendió hasta 1975).

Intro del cartoon de 1973

De ahí en adelante, quizás se esperó no ver más de esta loca familia, pero el director Barry Sonnenfeld decidió rescatarla en 1991 para un largometraje con Anjelica Huston (la recordada “Gran Bruja” de La Maldición de las Brujas) como Morticia, Raúl Juliá como Gomez Addams, y a una jovencísima Christina Ricci como Wednesday Friday. El éxito del mismo trajo como resultado una segunda serie animada en 1992, una secuela cinematográfica en 1993 (The Addams Family Values), y un lamentable remake en 1998 titulado The Addams Family Reunion, dirigido por Dave Payne (NO LA VEAN), con Daryl Hannah (“la pirata” de Kill Bill) como Morticia Addams (no fue ella… fue el guión). De esta última película se tomó también varios actores para un remake televisivo llamado The New Addams Family (tampoco la vean…).

Tango! Escena de la película The Addams Family Values (1993)



Los Addams y sus transformaciones

El humor de los Addams estuvo basado, desde siempre, en el choque cultural. Los Addams son excéntricos, se sienten atraídos por lo macabro y poseen destructivos pasatiempos. A pesar de ello, en el fondo son personas cultivadas y de buen corazón. Son refinados, cultos, y amables con todos sus invitados (que casi nunca tienen buenas intenciones, pero ellos nunca lo notan). Si bien aman recibir visitas y se esfuerzan por ser excelentes anfitriones, éstas casi siempre huyen espantadas por la apariencia de la casa y las extrañas costumbres de sus habitantes.


Sin embargo, con el pasar del tiempo y las múltiples adaptaciones que han recibido los Addams, hay características que han ido variando en los personajes, lo cual se hace evidente de manera marcada en los hijos, y mucho menos perceptible en los padres.

Raúl Juliá como Gomez Addams
Gomez (“Homero” en la traducción) es, de inicio a fin, un entusiasta y soñador; se pasa la vida bailando tango y seduciendo a su esposa. Es dueño de acciones en todo el mundo, lo cual le permite derrochar a diestra y siniestra sin ejercer su profesión (abogado). Invierte sumas millonarias en la bolsa y casi siempre pierde, pero eso no le preocupa. Otro de sus pasatiempos es jugar con sus trenes y hacerlos chocar. También es un excelente acróbata, lo cual es mucho más notorio en las películas que en la serie original; en ellas le vemos luciéndose con mortales y todo tipo de acrobacias. En la serie de TV, Gomez fue representado por John Austin, en las dos primeras películas por Raúl Juliá, y en el desastroso remake, por Tim Curry.

Anjelina Huston como Morticia
Al igual que él, su esposa Morticia, permanece casi intacta del molde original. Seductora, sofisticada, pálida como la muerte, con lacia negra cabellera y ataviada con vestido gótico, se rumorea en distintas fuentes que es un vampiro. A pesar de eso, nunca ha atacado a nadie; por el contrario, es un ama de casa pacífica dedicada por completo a sus hijos, al hogar, y a cultivar las artes. A Morticia le fascina pintar, tocar diversos instrumentos musicales, cantar, bailar tango, y hablar en Francés (lo cual enloquece a su marido). También le gusta matar el tiempo cortando los botones de los rosales (dejando sólo las espinas) y alimentando a Cleopatra (su planta carnívora) con hamburguesas. Podría decirse que, entre la Morticia de la serie sesentera (interpretada por Carolyn Jones) y la de su primeras adaptaciones cinematográficas (interpretada por Anjelica Huston), las diferencias son mínimas... La de las películas tiene una apariencia más oscura e intimidante (resaltando el llamativo labial rojo), pero la personalidad es prácticamente la misma. La Morticia de Daryl Hannah sí presenta ciertas diferencias marcadas: rasgos de maldad que recuerdan más a la bruja de La Bella Durmiente (de Disney) que a los de la Morticia clásica.

El tío Fester y Largo

El tío Fester (“Lucas”) y la abuela también permanecen casi tal cual. Sólo cabe señalar que el rol familiar de ambos ha ido variando en las distintas versiones. Fester en la serie original, es tío de Morticia, mientras que en las películas es hermano de Gomez, y la abuela en principio era madre de Gomez, pero en la pantalla grande pasa a ser su suegra. Largo siempre es Largo, el mayordomo con pinta de zombie.

Christina Ricci como Wednesday
Los que se transforman, son los niños. Sobre todo Wednesday (“Merlina”). Ella en la serie original ya vestía de negro, decapitaba a sus muñecas (la principal se llama “María Antonieta”), jugaba con su tarántula, y tenía las mismas inclinaciones artísticas de su madre (pinta, baila ballet y escribe poesía). También presentaba una fuerza descomunal, siendo capaz de tirar a su padre al suelo con una llave de Judo. Lo que cambia básicamente en ella, es el carácter. La Merlina de la serie original (Lisa Loaring) era una niña dulce, algo rebelde (en un episodio huye de casa), pero tierna al fin y al cabo. Por el contrario, la Merlina interpretada por Christina Ricci no sólo aumentó en edad (pasó de ser la hermana menor a ser la hermana mayor), sino que dotó al personaje de una atmósfera mucho más oscura y siniestra. Se volvió parca, fría, sarcástica y adoptó el hobby de torturar a su hermano. Asimismo, demostró una inteligencia por encima del promedio, siendo ella la primera en sospechar cuando un mal se cierne sobre la familia y también la primera en resolver los misterios. En estas películas, Merlina crece como personaje, volviéndose mucho más complejo e interesante. Lamentablemente, en la tercera película, nos encontramos con una Nicole Fugere interpretando a una Merlina completamente antipática y bastante menos brillante. (Como dato curioso, deben saber que María Antonieta de las Nieves –“La Chilindrina”- fue la encargada de doblar su voz en la versión latina de la serie de los 60s, mientras que la conocida actriz Jodie Foter -con 8 años de edad- fue su dobladora en la versión animada del 73’.)

Ken Weatherwax como Pugsley
Pugsley (“Pericles”) es otro personaje que cambia radicalmente (aunque en su caso de manera menos grata que en el de Merlina). En el dibujo original, él era un niño malévolo (esto se releja también en las series animadas), lo cual se le refleja en la mirada de psicópata. En la serie, por el contrario, es un gordito bonachón, inteligente, y algo “raro” dentro de su familia, ya que tiene ciertas aficiones demasiado normales, como querer entrar a los boy scouts o soltarse algún discurso moralista (lo cual preocupa seriamente a sus padres). En las películas, Pugsley pasa a ser más bien un “segundón”, el fiel compañero y cómplice de su hermana Merlina, y el que cae también en todas sus trampas (sin embargo, nunca muere). En la serie, Pugsley fue interpretado por Ken Weatherwax, en las dos primeras películas por Jimmy Workman, y en la tercera por Jerry Messing.

Pubert Addams nació con bigote

En la película del 93 (la segunda) aparece también un tercer hijo de los Addams; el recién nacido “Pubert”, a quien se otorgó el nombre que originalmente estaba destinado a Pericles. Este bebé no tuvo más apariciones, de modo que su personaje permaneció tal cual. Vale decir, para quienes no lo sabían, que su papel era interpretado por dos niñas; dos gemelas llamadas Kaytlin y Kristen Hooper.


*También te puede interesar*


2 comentarios:

  1. Excelente artículo. Leer sobre estas películas me da nostalgia ya que de niña me gustaron mucho y hasta la fecha si me las encuentro en el zapping televisivo las veo aunque sea un rato =D. Había cosas que desconocía sobre esta loca familia y que pude aprender leyendo esto. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola ma' :).

    Gracias por visitar el blog :). Me alegro de que te haya gustado el post. Definitvamente, estas películas son "sólo para nostálgicos" (de hecho, de un ataque de nostalgia salió este post, jaja).

    Me alegra haber aportado datos que no conocías; de ahí te juego los links para que veas las pelis online ;).

    - Alex

    ResponderEliminar